Convenio colectivo empresas atención domiciliaria 2020
5º Convenio colectivo de empresas de atención domiciliaria de Cataluña
5 noviembre, 2020
Per una societat lliure de violència de gènere
Actuamos por una sociedad libre de violencia de género. Por ti, por mí, por ellas
27 noviembre, 2020
Mostrar todo

Como cuidar cuidándose. Una conversación con Mercedes.

Cuidar cuidant-se - La importància de l'autocura

«El cuidado de mi hijo Marcos no me ha impedido desarrollar mis propios proyectos personales»

El pasado día 5 de noviembre celebrábamos el Día Mundial de las Personas Cuidadoras. Este año, hemos querido dedicar este día a las personas cuidadoras no profesionales, como Mercedes, con quien hemos tenido la oportunidad de conversar. Mercedes es la madre de Marcos, un usuario del SAD de Viladecans con alta dependencia.

Mercedes es una persona muy vital. Se percibe desde el primer momento que hablamos con ella. Su energía y optimismo son contagiosas y también nos llevan a hablar con ella de todos los aspectos de su vida. Desde las primeras noticias al nacer Marcos, hasta la incertidumbre del futuro, siempre con espontaneidad y confianza. Sobre todo hablamos de su hijo, al que adora, y de lo que significa el cuidado desde su experiencia. Nos comparte las emociones que le han rodeado, como mujer y como madre, y sus reflexiones personales.

 

UNA VIDA COMPAGINANDO EL CUIDADO DE SU HIJO CON LOS PROYECTOS PERSONALES

Marcos nació hace 44 años con anoxia cerebral, una afección del tejido cerebral. Por eso, desde pequeño ha necesitado atención especializada y apoyo constante.

Era su primer hijo. Durante sus primeros años, Mercedes tuvo que dejar su trabajo para poder dedicarse a la atención de su hijo, mientras su marido trabajaba fuera de casa. A pesar de ello, siente que siempre han encontrado la manera de equilibrar su cotidianidad, desde la corresponsabilidad:

“A pesar de que mi marido trabajaba y yo no, desde que nuestro hijo nació nos hemos repartido las tareas en casa. Cuando uno se encargaba de su cuidado, el otro iba a comprar, por ejemplo. Los dos hemos sido muy conscientes de la realidad… Hoy, que ambos estamos jubilados, podemos elegir cómo compartir nuestro tiempo”.

 

La búsqueda de la atención y la educación adecuadas para Marcos siempre han centrado el interés principal de la familia. La elección requirió un importante esfuerzo económico que llevó a Mercedes a buscar un trabajo para poder hacer frente a este nuevo gasto. Lo que al inicio resultaba un sacrificio, después fue una oportunidad. No sólo les permitió la educación especializada que querían para su hijo, sino que ella, en concreto, recuperó una parcela que había abandonado:

“Me habían hablado tan bien del centro que me puse a trabajar de nuevo, después de estar dos años cuidando de Marcos. Hasta entonces no fui lo suficientemente consciente de lo que me generaría el trabajo a nivel personal. Me permitía desconectar. Fue una buena decisión”.

 

Además, esta elección le permitió reencontrarse con una parte de ella misma, de su autonomía y de su personalidad. Su esencia activa, decidida y con recursos para aportar en una entorno laboral. Nos confía que, sorprendentemente durante su jornada, no pensaba en Marcos, al contrario de lo que creía que sucedería, no se sentía culpable.

Otra parte de su compromiso con Marcos y consigo misma ha estado vinculada a su salud. Sabedora de la influencia que su bienestar propio tiene en el bienestar de su hijo, nos confiesa:

“Yo me quiero mucho a mí misma. Busco mis momentos; escuchar música, tomar el sol… El cuidado de mi hijo Marcos no me ha impedido desarrollar mis propios proyectos personales ni me ha afectado gravemente a la salud. Es más, si yo estoy bien, él también lo está«.

 

«No he renunciado a lo que a mí me gusta o me ha apetecido hacer. Me gusta compaginarlo»

 

EL AUTOCUIDADO, UN ACIERTO

También, desde hace años, Mercedes acude casi a diario al gimnasio donde hace ejercicios para mantenerse activa y fortalecer la zona lumbar y las piernas. Asegura que haber cuidado su salud, el físico y la autoestima han sido un acierto que le ha garantizado una mejor calidad de vida.

“Todo esto me ha permitido estar a gusto conmigo misma y ser capaz de no sólo cuidar de Marcos, sino también de mi matrimonio, de mi otra hija, de mis anhelos…”

 

Mercedes comparte con otras madres y padres del centro donde asiste Marcos su filosofía de vida. Alienta las familias a desconectar y encontrar momentos para ellas mismas:

“Creo que yo he sabido combinar el cuidado de Marcos, repartida con mi marido, con desarrollar mi proyecto de vida. No he renunciado a lo que a mí me gusta o me ha apetecido hacer. Me gusta compaginarlo. Es cierto que al principio lloraba mucho, pero encontré la manera de desconectar. Animo a las otras madres y padres a que hagan lo mismo y desconecten, de vez en cuando, de las responsabilidades que implica el cuidado, por su salud mental”.

 

Con 75 años, Mercedes mira atrás satisfecha y hacia el futuro, con cierto temor:

“Cada vez estoy más enfadada con la edad que tengo (risas). Aunque estoy muy bien, soy consciente de que la vida es limitada, y pienso en cómo estará mi hijo cuando faltamos. Yo soy muy detallista y pienso que hay detalles que nadie les tendrá consigo, pero intento no preocuparme demasiado”.

 

Es un momento emotivo, se nota que a veces le da vueltas pero enseguida se rehace. Sin duda, su hijo también ha sido un motor en su vida.

 

EL IMPORTANTE PAPEL DE LAS PERSONAS CUIDADORAS NO PROFESIONALES

En Accent Social queremos dar visibilidad al papel de los cuidadores no profesionales, conscientes del rol protagonista que ha tenido y tiene la familia para garantizar las tareas de cuidado. La atención de una persona con dependencia conlleva asumir una responsabilidad diaria, lo que significa una dedicación intensa y prácticamente constante. Este hecho puede llegar a comportar impactos negativos en la salud y en la cotidianidad de la persona cuidadora. También puede suponer renuncias, a proyectos de vida propios e ilusiones.

Esta tarea no profesionalizada es habitualmente atribuida a las mujeres, por la interiorización de los modelos por razón de género. Para evitarlo, la colaboración y el apoyo familiar y social son factores determinantes.

Agradecida por la oportunidad de dar voz a su experiencia particular y por extensión a las personas cuidadoras no profesionales, Mercedes concluye con este mensaje:

“Me gustaría que también se reconociera intensamente la labor de las cuidadoras profesionales. Es impresionante ver cómo dan el 100% de su persona.”

 

Los equipos de Accent Social trabajan diariamente para atender a personas que como Marcos, requieren de un soporte, que en su mayoría siempre ha ejercido su entorno próximo. Estamos muy orgullosas de la tarea de nuestros equipos profesionales, también cuando indirectamente permiten «pequeños espacios de desconexión y respiro» a las personas cuidadoras no profesionales, como diría Mercedes. Nuestro deseo es que tanto los usuarios como las de su entorno próximo, puedan llevar a cabo sus proyectos.

A todas las personas cuidadoras, queremos trasladar nuestro reconocimiento y a la vez hacer visible su protagonismo. Y, en especial a ti, Mercedes, te damos las gracias por tu generosidad, por compartir una parte de tu intimidad con nosotros, #AccentEtsTu.